Ser “dictador”, o no ser. Esa es la pregunta.

El dictador fue siempre eso, un vulgar e infame dictador. Y lo fue aun antes de subir al poder. En su hogar, entre sus amigos, en el seno familiar, en su escuela y colegio, siempre fue un abusivo, un odiador, un manipulador, un ladrón, ratero, mentiroso, un vulgar, un impositivo con la fuerza pero jamas con la razón.

No tiene inteligencia sino un excesivo inventario de brutalidad y vulgaridad extensamente asociado a su deshonor. Su gloria es ficticia, como todo lo que hace en su vida. Hizo lo que quiso, hace lo que quiere, y se seguirá saliendo con la suya mientras no lo saquemos “a patadas” del poder.

No hay otra vía que la misma de siempre con todos los dictadores en el mundo:
A la fuerza se quedan !! y a la fuerza hay que sacarlos !!

Ya Capish? o mejor les hago un dibujito para que lo entiendan mejor?

renuncio

¿Si te gusta o estas de acuerdo? Comparte ésta página con tus amigos en tus redes favoritas:

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − dos =