Los nuevos conquistadores del Ecuador

losnuevosconquistadoresPor John Ordoñez Castro

Con la evasiva de la posible erupción del Cotopaxi y el pretexto de afrontar la emergencia, el presidente prematuramente, se adelantó en firmar el decreto 755, declarando en el País, el “estado de excepción”.

Lo que busca el gobierno es controlar el orden e n el País, sabe que hay un descontento y rechazo mayoritario del pueblo a su gestión y a su permanencia en el poder. Es una crisis política la que estamos viviendo..

Con el decreto, faculta a las Fuerzas Armadas desde ahora, rodear o patrullar las ciudades y los pueblos y tomar prisioneros por cualquier cosa (especialmente a los opositores). Es un estado de guerra.

En el “estado de excepción” los derechos ciudadanos son limitados, casi quedamos sin derechos. Se restringe la libertad personal, el derecho a reunirnos, a circular libremente. La Constitución prácticamente se suspende y es reemplazada por leyes y decretos.

El gobierno puede hacer lo que le da la gana con los ciudadanos. No olvidemos que la justicia está sometida al Ejecutivo desde que llego al poder el gobernante de Alianza País.

Según el decreto, el estado de excepción, (dictadura) durará “el tiempo que sea necesario para enfrentar el proceso eruptivo del Cotopaxi”. Es solo una urgente oportunidad, para capturar, enjuiciar y encarcelar y/o matar a los líderes opositores. Lo que persigue el gobierno es bajar la tensión, apaciguar la turbulencia en la República pero a su manera. Y la justicia estará lista para castigar y ordenar cárcel a los opositores y al pueblo si no se somete.

De acuerdo a la Constitución el estado de excepción debe ser temporal, pero con este gobierno, puede durar meses y hasta años.

En el estado de excepción, a pretexto de emergencia económica, social, el presidente con poderes extraordinarios, puede legalizar o pasar la ley de la herencia, de la plusvalía, de la reelección indefinida y todo su paquete de propuestas inmorales y que el pueblo las ha rechazado, y, con la simulación, de que son necesarias para el pueblo.

No olvidemos que el “estado de excepción”, con este gobierno, es un instrumento de poder, no de gestión. Se fortalecerá el abuso de poder. La inviolabilidad de los derechos humanos quedará en cero.

Buscará el gobierno la opresión al pueblo. Es peligroso el abuso del gobierno, genera resistencia e indignación.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez + 11 =