SERES HUMANOS Y DEMONIOS HABITAN ESTE PLANETA

Así esta escrito en el libro de Génesis. En este planeta existen dos simientes, los hijos del hombre (Adan y Eva), y los hijos de Satanás, (Satanás y Eva).

Jesús vino de la simiente/descendencia de los hijos del hombre, de María quien era una descendiente directa de David, de Abraham, de Noe, de Set y de Adán. Otros encambio son de la descendecia de Caín, y por ende de Satanás. (Leer cuidadosamente el libro de Génesis).

Desde el principio de la humanidad ya se anunció esta verdad, si lees detenidamente GENESIS, Cap 3:14-16 dice:

“Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida. Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y “entre tu simiente y la simiente suya“; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti.”

Los descendientes de Satanás tienen algunas cualidades que los hace diferentes a los descendientes de Adán. Obviamente se establecieron esas diferencias desde el inicio de nuestra civilización, Dios mismo nos revela esas diferencias al señlar a la desendencia de Satanás como: “envidiosos”, “mentirosos”, “cuenteros” y “asesinos”. (El Cuentero de Carondelet y los asesinos de los esposos Pazmiño y el General Jorge Gabela y Fausto Valdiviezo), Estas son sus características fundamentaales, pero no son las únicas.

Los hijos de Satanás tienen varias características alteradas o diferentes a las características de los hijos del hombre. Ambos tienen la misma estructura genética, pero no tienen exactamente los mismos genes, de hecho, nos diferenciamos primordialmente en esto. La genética de los hijos del hombre fue manipulada por satanás para sembrar asi su simiente. Cain fue su primer hijo (descendiente), y los resultados de esa alteración, tal como nos previene Dios mismo, es Cain y su descendencia, que ya dieron a relucir sus cualidades desde un inicio: “envidiosos, mentirosos, cuenteros, y asesinos”.

De todas ellas, la cualidad mas grave y mas preocupante es la de ser asesinos. Cain tuvo descendencia, y esa descendencia está protegida por Dios. De hecho Dios sembró la enemistad eterna entre estas dos descendencias, y mientras a ellos les dió la potestad de mordernos en el calcañar, a nosotros nos dio la potestad de golpearlos en la cabeza. Jesús (Yeshua), es quien da ese golpe final y mortal en la cabeza de la bestia.

“Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.”. Dijo esto Dios a la Serpiente-Satanás.

Pero las cosas no quedan allí, debemos profundizar mas en las características que nos hacen diferentes a ellos y entender que no son seres inferiores en capacidades sino mas bien superiores en algunas capacidades, esa capacidad especial de asesinar es la que nos aniquila.

Su primer objetivo esta ya revelado, desde los inicios de nuestra civilizacion, primero nos convencieron para ser seres “desobedientes a Dios”, y han creado un sistema de vida que nos mantiene en una constante desobediencia a Dios (falsos dioses, falsas virgenes, falsos santos, falsos niños divinos, falsas religiones, falsas doctrinas, falsos curas, falsos pastores, falsos maestros, etc), para así no solo estar alejados de Dios sino también ser desterrados del paraíso y no tener acceso al árbol de la vida.

Su segundo objetivo, hacernos desaparecer de este planeta por completo y a como de lugar. (Epidemas, enfermedades, destrucción ecológica, contaminación, guerras, genocidios, etc)

DESTRUIR A LA HUMANIDAD

Esa fue la intención original de Satanás, perfectamente consumada desde Caín y toda su descendencia. Así sea a costa de sacrificar a su propia descendencia, (la descendencia de Cain). Al final de cuentas, su objetivo es barrer con todas las dos descendencias, la de Set y la de Caín, y esas mismas intenciones no han sesado un solo día desde entonces.

Seguirá este sistema de cosas hasta que exista un triunfador que elimine o neutralize por completo al otro. Hasta ahora, sigue ganando la batalla Satanás y todo su sistema de cosas. Toda la humanidad es victima de ello, incluyendo su propia descendencia pero a menor escala. A los malditos, los usa para sembrar el terror y someter al resto de la humanidad.

La naturaleza de los hijos del hombre no cuenta con este “gen” especial para asesinar como lo hacen ellos con nosotros, así que tenemos que buscar otras alternativas para inmovilizarlos y para que no continúen mintiéndonos, asesinándonos, acosandonos, persiguiendonos y destruyéndonos.

Toda la descendencia del hijo del hombre ya esta advertida y debe seguir este camino de estudios y de análisis para encontrar todos los caminos posibles que ayuden a la humanidad a neutralizar el poder de Satanás.

Dios sabe que estamos en desventaja ante la simiente de Satanás y nos ayuda al proveernos una escapatoria a travez de Jesús el Cristo. El es la respuesta a la necesidad humana de protegernos de la simiente de Satanás. Quedó establecido entonces que Dios mismo no permitirá a Satanás la destrucción total de la raza humana. Revistamonos entonces todos de esa armadura de Dios.

La armadura de Dios
Efesios, capitulo 6, versículo 10 al 16:
Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

Referencias:
http://daprose.net/bitacoras/ecuador/index.php/las-dos-simientes/

Comparte esta página con tus redes favoritas:

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + Doce =