¿Tienen espíritu los pajaritos y otros animales?

Seguramente tú ya sabes que las aves tienen una etapa de apareamiento. Las aves, ellas solas hacen su nido “antes de poner un huevo”. Si ellas hicieran el nido “después de poner el huevo”, entonces no podrían levantar el huevo para llevarlo a su nido; así que, algo hace que ellas hagan el nido “antes del apareo”, no después de poner el huevo porque eso ya sería demasiado tarde.

En términos humanos, esto sería como “hacer la cuna del bebe antes de hacer el bebe“. ¿No te parece esto una sabiduría extraordinaria? ¿Y no te parece esto una inteligencia inexplicable?

Las aves hacen la casita del bebe “antes” de decidir divertirse a lo grande haciendo lo que tu ya sabes hacer tan naturalmente sin pensar ni planificar. Es más, … tu te bajas el calzoncito aún sin haber hecho la cuna del nuevo bebe. Pero las aves no se divierten por divertirse, no juegan con la reproducción sexual como lo haces tú, la construcción de un nido es una labor titánica, gigantesca, y además, construyen un nido para un acontecimiento futuro que ellas nunca antes lo han vivido ni han experimentado en sus vidas, hacen la casa del bebe “ANTES aún de poner el huevo, y de que nazca el bebe”.

Este casa de bebe es un nido perfecto, circular, tiene la forma precisa para que no se ruede o se caiga el huevo, y la ventilación necesaria que provee la oxigenación requerida por el embrión para dar paso a la vida. Además, tiene la forma correcta para que el pollito no se caiga del nido cuando este nazca. Y como si todo esto fuera poco, esta construido en lo alto, para protegerlo de otros depredadores.

¿Por que no hacen nidos cuadrados? ¿o nidos triangulares? ¿Que tal … nidos deformes? ¿Por que no hacen nidos de tierra o en la tierra? ¿Como supieron que tiene que ser redondo y no cuadrado?

Ahora reflexionemos un poco sobre este acontecimiento: ¿y en que escuela de ingeniería o Universidad de Harvard aprendieron todo esto las aves de este planeta? ¿En donde estudiaron y se graduaron para aprender todo esto? ¿De quien aprendieron todo esto?, ¿En donde están los manuales de aprendizaje escondidos?

No pudieron haber aprendido de sus padres cuando ellos hacían el nido porque sus hijitos aún no existían siquiera. Así que, no hubo una Universidad de Harvard, ni hubo pajaritos enseñando a otros pajaritos a ser pajaritos. Esto parece un trabalenguas un tanto confuso pero así mismo es, no te engañes: “no hubieron pajaritos enseñando a los pajaritos a ser pajaritos!

No hubieron pajaritos enseñando a los pajaritos a ser pajaritos!

No hay manera de que los pajaritos padres pudieran enseñarles a sus pajaritos hijos ha hacer nidos, por que ellos aún no exisitian, así que esta deducción es imposible.  Pero nosotros si lo sabemos, y lo sabemos por simple observación y por deducción.  Lo sabemos por ese sentido común que todos tenemos.  Lo que observamos es claramente “EL RASTRO INCONFUNDIBLE DE DIOS“, presente en toda su creación, sin DIOS detrás de todo esto, nada seria en verdad posible.

DIOS es quien crea y otorga el espíritu a todo ser viviente. DIOS entrega a cada ser viviente los conocimientos BÁSICOS Y ESENCIALES para su propia sobrevivencia y para su supervivencia. Sin esos átomos perfectamente organizados e identificados como “inteligencia previa o espíritu”, el ser viviente no podría sobrevivir. No habría un timonel para el cuerpo a cada quien asignado.

La carne es independiente del espíritu; y hay un espíritu para cada carne.  El cuerpo es como un avión, y el espíritu es el piloto de cada avión. El uno corresponde al otro en perfecta sincronización y armonía. El cerebro es justamente el sillón en donde toma asiento el espíritu asignado por DIOS a cada especie viviente.

El espíritu es ese conjunto de átomos indestructibles y perfectamente organizados llamado por nosotros “inteligencia”. Es la energía (eléctrica) inteligente que controla la carne, porque la carne sin esa energía o poder (eléctrico), simplemente, no funciona.

Sin el espíritu seriamos solamente una masa de carne inútil. He allí la diferencia entre: carne y espíritu. La carne, si tu quieres puedes tocarla y hasta freirla y comértela si te apetece; pero, el espíritu es la energía viva que proviene directamente de Dios para tomar el control de la carne.

El espíritu (o inteligencia) es la capacidad que tiene cualquier ser viviente para procesar la información que recibe del interior y del exterior. La capacidad de inteligencia otorgada a cada espíritu tiene en si misma una bodega de conocimientos pre-adquiridos y pre-almacenados, dotados todos obviamente por el creador.

Juan 6:63 Reina-Valera 1960

El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

 

Sin esos conocimientos previos nadie podría vivir ni sobrevivir, seriamos unos simples vegetales vivientes. Esta bodega de conocimientos a su vez, cuenta con la capacidad de recoger, procesar, y almacenar toda la información adicional que se presenta tanto del interior como del mundo exterior que le rodea.

 

A pesar de que el hombre no es un animal que posee la mayor agudez visual ni auditiva, si es el único capaz de descifrar, interpretar y transmitir en más de una manera a través de un lenguaje escrito o hablado, todo lo que ve, oye, huele, siente, o toca.

La inteligencia otorgada a cada ser viviente depende de la estructura molecular (DNA) de cada organismo, el cual cuenta con un cerebro y vías de acceso que lo comunican con el mundo externo. El genoma humano, como el genoma de cada especie, es un código genético altamente diseñado por una mente supra inteligente, pues aún los códigos de información mas simples, como lo es por ejemplo el “código morse”, siendo un código tan simple, ciertamente necesitó de algún ser pensante e inteligente que lo diseñe. Este, por si solo no hubiera existido.

La estructura cerebral (base primordial del conocimiento) de la cual depende la inteligencia, se forma y se refuerza desde que nacemos hasta los seis años de edad, por eso es común oír hablar de deportistas o músicos geniales que mostraron sus habilidades desde muy temprana edad, cuando la realidad es que, gracias a que fueron estimulados conciente o inconscientemente a esta edad, que ellos llegaron a ser geniales. De la misma manera que vemos a una persona musculosa, capaz de levantar objetos pesados, no fue gracias a sus fuerte músculos que pudieron levantar pesas, sino que sus músculos se deben gracias a que levantaron objetos con la frecuencia, intensidad y duración necesarias para llegar a ser fuertes y musculosos.

El espíritu es justamente esos átomos seleccionados, escogidos, y organizados de tal manera que, conjugados entre si, producen la inteligencia planeada y dirigida por su organizador. La misión de ellos es llevar conocimientos, sabiduría elemental para vivir y sobrevivir. Dios, como un director de orquesta que dirige a cada músico para producir una sinfonía, es el Gran Espíritu “organizador y creador de todos los espíritus”, de energías inteligentes que nunca mueren y que nunca se destruyen, esos espíritus tienen vida eterna, mientras por otra parte, la carne, contrario al espíritu, si tiene principio y tiene fin.

Santiago 2:26 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.

Cada cuerpo viviente del reino animal, e incluso del vegetal, cuenta con su espíritu que lo dirige, lo controla, y le permite crecer.  De acuerdo a las explicaciones sagradas, Cristo manifiesta que si pueden coexistir más de un solo espíritu en cada cuerpo; sea este un cuerpo humano o un cuerpo animal.  En cuyo caso, pueden coexistir uno o varios espíritus buenos o diabólicos dentro de un mismo cuerpo.

Renunciar a (o extraer) los espíritus diabólicos que puedan coexistir en tu propio cuerpo requiere de un acto de auto-exorcismo, o del acto de la imposición de manos por parte de los santos de quienes habla el evangelio de la verdad. El auto exorcismo se logra gracias a la aplicación de lo prescrito en la Primera Epístola de Juan, (1 de Juan 1:5-10), y de los actos subsiguientes al bautismo en el espíritu, (Nacer del Espíritu).

 

    Evangelio de Juan. Capítulo 3

3:3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
3:4 Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?
3:5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.
3:6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.
3:7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.
3:8 El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

La humanidad necesita cambiar de rumbo!   El ser humano crée saber auto-dirigirse pero ya ha demostrado a través de milenios que no solamente no sabe elegir el camino sino que, no importa que camino elija, es justamente el camino equivocado.

Pedro les dijo: Arrepentíos, (este término es una invitación a todos a volver a la razón, al sentido común, volver a la sabiduría de Dios) y bautícese (créa) cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados (para el perdón de esas desobediencias y el constante alejamiento de Dios); y recibiréis el don del Espíritu Santo. (Dicen los evangelios que Dios es pronto y justo para el perdón de nuestra desobediencia, ver: 1 Juan 1:9) , -y sigue diciendo Pedro-,  Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación. (generación de mentirosos, el resultado de la incredulidad de esta generación esta perfectamente explicada en Romanos 1:24-32).  Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados (aceptados y perdonados por Dios); y se añadieron aquel día como tres mil personas.  Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, (hoy se conoce esta doctrina como el Viejo y el Nuevo Testamento), en la comunión unos con otros, (en la hermandad en un espírito común, conocimiento común), en el partimiento del pan (compartían su alimento) y en las oraciones. (rezaban y adoraban al único Dios verdadero)  (Hechos 2:38-42)

 

Referencias:

Juan 4:24 Dios es Espíritu (sabiduría y conocimiento); y los que le adoran, en espíritu (en sabiduría y conocimiento) y en verdad (claridad de pensamiento) es necesario que (lo) adoren. (De esta disposición se desprende que los rezos, súplicas, adoración, y oraciones, de todos los que no han crecido en el espíritu, es ineficiente, innecesaria, y desatendida).

Lucas 1:80 Y el niño crecía, y se fortalecía en espíritu (se fortalecía en el conocimiento de Dios); y estuvo en lugares desiertos (apartado de toda tentación y educación pecaminosa) hasta el día de su manifestación a Israel. (Ver: Lucas 4:17-21)

Mateo 12:31 Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el espíritu no les será perdonada. A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero.

Proverbios 1:23 Volveos a mi reprensión; He aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, Y os hare saber mis palabras.

Joel 2:28 Derramaré mi espíritu sobre toda carne, y profetizaran vuestros hijos y vuestras hijas, vuestros ancianos soñaran sueños, y vuestros jóvenes veran visiones.

Hechos 2:17 Derramare de mi espíritu sobre toda carne.

Juan 3:6 Lo que es nacido de la carne, carne es; Y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

Job 36:36 ¿Quién dió al espíritu inteligencia?

Proverbios 16:32 Mejor es el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad.

Provebios 20:27 Lámpara de Jehová es el espíritu del hombre, La cual escudriña lo más profundo del corazón.

En Isaias se profetiza sobre el reinado justo del Mesías quien posee el Espíritu de Dios. No en vano dice el mismo: Yo soy el camino, la verdad, y la vida.

Isaias
11:1 Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástagoMateo 2. 23 retoñará de sus raíces.Apocalipsis 5. 5Apocalipsis 22. 16
11:2 Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová.
11:3 Y le hará entender diligente en el temor de Jehová. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos;
11:4 sino que juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío.2 Tesalonicenses 2. 8
11:5 Y será la justicia cinto de sus lomos,Efesios 6. 14 y la fidelidad ceñidor de su cintura.
11:6 Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará.
11:7 La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja.
11:8 Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora.
11:9 No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte;Isaias 65. 25 porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.Habacuc 2. 14

 

El Espíritu de Dios es el que libera a los hombres de su vieja naturaleza (pecaminosa y plagada de malos espíritus) y produce justicia en el hombre.

La Epístola de Pablo a los Romanos

Romanos 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
8:2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.
8:3 Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, (ha) enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne;
8:4 para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
8:5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.
8:6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz.
8:7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;
8:8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.
8:9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.
8:10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.
8:11 Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.
8:12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne;
8:13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.
8:14 Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.
8:15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!
8:16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.
8:17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.
8:18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.
8:19 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.
8:20 Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza;
8:21 porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.
8:22 Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora;
8:23 y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.
8:24 Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo?
8:25 Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos.
8:26 Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.
8:27 Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.

Comparte esta página con tus redes favoritas:

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nueve − 5 =