LA ASAMBLEA NACIONAL, UNA GUARIDA DE PILLOS Y LADRONES

La vicepresidenta ha renunciado, por sus delitos en tiempo de asambleísta. Al inicio de la denuncia, la vice quiso auto-convencerse de que el poder y la impunidad correísta seguía penando por los pasillos de la justicia, pero al darse cuenta que ya no es lo mismo (a pesar que tampoco puedo decir que hay un derroche de honestidad y ética, pero ya no es lo mismo); y, viéndose cada vez más sin recursos para refutar lo irrefutable, y encima respirando aires de marginación presidencial, optó por renunciar, cuya decisión no sabemos si es para poder unirse a sus amigos prófugos o si en verdad es para defenderse.

Y ésta fue la última decepción nacional que, por enésima vez, nos vuelca la mirada hacia la Asamblea Nacional.

Sobre éste delito, que por favor aprovecho a pedir, a quienes tengan la gentileza de leerme, que borremos el calificativo de diezmos o peajes, y lo llamemos por su nombre, que debe ser EXTORSIÓN o CHANTAJE, al margen de cómo lo conceptúe la justicia, porque obligadamente recae en delitos tipificados y que acarrean una sanción; pero, además, por un sentido de justicia real, deberían devolver cada centavo a los afectados o víctimas de la extorsión. Después, si nos queremos referir a la capacidad profesional o la forma en que fueron contratados aquellos asesores o funcionarios administrativos, nos estaríamos adentrando en otro tema escabroso.

Pero, para aquellos que, a pesar de lo indicado, quieren ir más profundo sobre aquellos asesores y funcionarios administrativos contratados por los asambleístas, cabe mencionar algunos casos, como el de asambleístas que tienen a familiares contratados por otros colegas, bajo una especie de intercambio de favores o personal, y de esta forma se garantiza que todos coman…, y si nos vamos más allá todavía, podemos referirnos al caso de la asambleísta Karina Arteaga de Alianza País, que tiene a tres integrantes de su familia, incluida su hija, quien funge el cargo de Coordinadora Zonal de la Secretaría de Drogas, quienes exigen también valores a cambios de puestos en las entidades a su cargo. Adicional a esto, y como para poner la cereza al pastel de la Asamblea, resulta lamentable enterarnos que algunos asesores de asambleístas están tan calificados para sus cargos, como un chofer, una estilista y demás currículos bizarros para enfrentar dichas funciones.

Y los casos de corrupción siguen y siguen, como un pozo sin fondo que nos lleva al mismo infierno, ya conocemos también a los asambleístas Palacios de SUMA, Puanchir de PACHAKUTIK y Arteaga de Alianza País, así como otros del PARTIDO SOCIAL CRISTIANO-MG, BANCADA DE INTEGRACIÓN NACIONAL, CREO e independientes, y aunque al final, pero no por eso menos importante, tenemos a Gabriela Rivadeneira que fue una de las vanguardistas con el tema de las extorsiones y coimas.

Con esto y, recordando las palabras del asambleísta René Yandun, de que aquel que ocupe la nueva vacante para vicepresidente, debe salir de los partidos políticos, no puedo más que reir pues, sabemos a qué se refiere y que la única finalidad es que siga la fiesta…

Quieren recordar más atrocidades de la mano de los asambleístas? Bien, ahí vamos:

Marcela Aguiñaga: Ex Alianza País y ahora Revolución Ciudadana, sigue gritando por todas las esquinas de la casa legislativa, mientras en sus espaldas sostiene una mochila de USD 41 millones de dólares, cuando la Contraloría determinó una responsabilidad civil culposa por un exceso en la compra de los terrenos del ISSFA para el ahora casi abandonado parque Samanes. Además, ya con ese antecedente y conocida como fanática correísta, justo la ponen como parte de algunas comisiones que debieron estar conformadas por personajes de una moral intachable, como para poder investigar y emitir juicios de valor ante temas tan delicados como el del sicariato al Gral. Gabela, en el que se vincula al delincuente Correa, amo de la citada figurita que, recordamos también de manera infame cuando se postuló para el cargo de vicepresidente, en cuya campaña fue arrastrando a funcionarios del IESS para afiliar amas de casa, otorgar préstamos; también de CNEL para promover alumbrado y presentar fotos pecaminosas de las cocinas eléctricas que querían insertar a la fuerza en la sociedad, gracias al negociado con El Juri, funcionarios de CNT, Ministerio de Salud y hasta del Registro Civil por si acaso alguien no tenga cédula de identidad y le sea imposible plasmar su firma de apoyo.

Mariano Zambrano: De Alianza País, quien, junto a su padre, consta como partícipe de una lista grande de delitos, tales como casos de contratos millonarios con el Estado a través de empresas de su propiedad, lo cual por supuesto era ilegal; tráfico de influencias, lavado de activos, testaferrismo y delincuencia organizada, entre otros.

Carlos Viteri Gualinga: Adivinen de qué agrupación famosa forma parte, sí, también de Alianza País, con su vástago engreído, quien a pesar registrar 500 horas de vuelo, contra las 3,000 que se exige como requisito mínimo, forma parte de la nómina de Petroecuador ostentando con orgullo su cargo de copiloto, del que goza ya años, gracias al tráfico de influencias del padre.

Gabriela Rivadeneira: Ex Alianza País y ahora Acuerdo Nacional, más conocida en las redes como una comensal aficionada al excremento, pero, además una de las duras del correísmo y que hasta la fecha le sigue sacando la lengua a la justicia, a Contraloría y Fiscalía. Ha experimentado una mutación económica sin parangón, de pobra a millonaria, dueña de hoteles, restaurantes, mansiones; y, por si fuera poco, le sumó a su patrimonio una hacienda envidiable para cualquier mortal, cuyo propietario original era un conocido narcotraficante, y con estos hechos, ella mismo se mandó a comer desechos orgánicos para siempre.

José Serrano Salgado: Ex Alianza País, cómo olvidar a este MINI Asambleísta, para quien su tamaño no fue para nada una limitante ante tantos casos de corrupción que se le han endosado, tales como el sicariato del periodista Fausto Valdivieso, también del intento de secuestro y asesinato del ex asambleísta Fernando Balda, negociados ilegales en la adquisición de patrullas para la policía, con la “ayuda” de El Juri, venta de pases en la Policía y demás canalladas.

Podemos citar muchos más, pero la intención es que éstos nos sirvan como media representativa de la Asamblea Nacional.

Se salva alguien? Alguno no tendrá ese rabo de paja del que muchos reniegan en estos momentos? Yo me atrevo a asegurar que NO, por más esfuerzo que le pongan, nadie puede salir de esta bolsa, todos en algún momento sucumbieron ante el dinero y el poder. De hecho, pienso que un honesto no podría durar más de un par de semanas en este templo de la democracia, porque la verdadera honestidad y moralidad no excluye la omisión, y podemos confirmar que, dentro de las paredes de la Asamblea Nacional, se podrán escuchar cada cinco minutos, las propuestas más indecentes que la razón y el sentido común admita, propias de esos sindicatos de los más despreciables, llenos de ratas, ratones y rateros.

Qué hacemos con esta sucursal de Sodoma? Nos llenamos de esperanza nomás de que algún día todo cambiará? o será tiempo de empezar a modificar el chip, de por lo menos preguntarnos qué sucedería si en verdad nos uniéramos para despertar ese personaje conocido como el Mandante y darle vida, para sacar a patadas, uno por uno, a todos estos delincuentes? Ahí les dejo esta humilde reflexión y si llegan a una respuesta les agradezco la compartan.

¿Si te gusta o estas de acuerdo? Comparte ésta página con tus amigos en tus redes favoritas:

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + trece =