MAS FECHORÍAS AL DESCUBIERTO

JorgeVivancoMendietaDiario EXPRESO – Columna: BARAJANDO LOS DÍAS – 28 – 12 – 2014

FECHORÍAS AL DESCUBIERTO
Por Jorge Vivanco Mendieta

Como es sabido, los bienes de los bancos quebrados fueron transferidos en diferentes instancias, a la AGD, Superintendencia de Bancos y Banco Central, que naturalmente se responsabilizaron moral y legalmente de su cuidado. Una investigación periodística descubrió que “estaban registrados 498 vehículos, de las cuales 91 han sido robados; 42 han sido vendidos en forma irregular, 245 están desaparecidos y los 81 que están en las bodegas del Banco Central se encuentran desmantelados y 39 se han misteriosamente esfumado”.

Esto es un verdadero saqueo, un atraco formidable, perpetrado sistemáticamente con la complicidad de funcionarios que se sucedían. Se sabía lo que pasaba por esos “enclaves burocráticos”, en donde cada cual metía las garras impunemente… Hasta ahora. Y digo “hasta ahora” porque, una vez descubierto el saqueo, mediante denuncia del ciudadano Iván Escobar Cisneros, se han descubierto las fechorías. No todas aún, pero se irán descubriendo a medida que siga la investigación, sobre la cual la ciudadanía debe estar atenta, y los ojos de los medios de comunicación fijos en un proceso alrededor del cual funciona la maquinaria de la impunidad, que solo puede pararla la denuncia que se haga a través de la prensa.

Lo peligroso es que se aprovechen estos días de bullicio y francachela para tender el manto de la impunidad como ha sucedido casi siempre con casos casi similares. Y podemos quitarle el “casi” para ser más objetivos.

Ponga atención el lector en estas circunstancias: 91 de un total de 498 vehículos han sido robados. ¡91 vehículos robados o vendidos en forma irregular! Es increíble. Por estas pérdidas tienen que responder los bodegueros del Banco Central, además del desmantelamiento de que han sido objeto decenas de los carros, puesto que se ha producido todo un saqueo, “pieza por pieza”, en el cual seguramente participaron muchas personas, y sobre lo cual “no se habían dado cuenta” los funcionarios. ¡Increíble! ¡Y eso no lo descubren las instancias estatales llenas de organismos de control!

¡Lo descubre un grupo de periodistas al hacer una investigación sobre las instituciones cerradas!

¿Si te gusta o estas de acuerdo? Comparte con tus amigos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *